Volver a la página inicial

 

El hombre progresa, la naturaleza sucumbe
Dr. Gustavo Cascante Cabezas

Ensayo

El hombre progresa, la naturaleza sucumbe

La riqueza del petróleo ha sido funesta  en algunas regiones del mundo pero en otras ha servido también de soporte  para salvar situaciones emergentes. No se puede desconocer su protagonismo en  el desarrollo industrial y productivo de varios países. Lo criticable está en el abuso  y mal uso de su  operación y aplicación que en la mayoría de los casos causan daños irreparables.
La explotación del petróleo, el continuo flujo de desechos industriales y domésticos, el uso de plaguicidas, los gases de escape de los automóviles, la acumulación de basura, las aguas residuales  y otros elementos más son analizados en esta obra.  
Pero mientras las empresas petroleras manejen su negocio a su manera, y la industria no tome precauciones, la Tierra  seguirá enferma y continuará igual si no se adoptan  medidas adecuadas para controlar el aumento de la contaminación atmosférica y de sus aguas continentales y marinas.

Es verdad que los últimos siglos dan testimonio del pleno desarrollo científico y tecnológico del hombre. Sus ideas y sus hechos fascinan a lo largo y ancho del Universo. Sin embargo, esta grandiosa obra se está olvidando de una obligación primordial: “la salvación del planeta” que está cada vez más contaminado.

Sobre el autor
Egresado de la Facultad de Jurisprudencia de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador. Doctor en Jurisprudencia, abogado y periodista. Ex Editor internacional del diario El Comercio de Quito; asistente a seminarios de observación y conocimiento en Estados Unidos de Norteamérica, Alemania, Taiwán, Corea del Sur y Costa Rica.