Cecibel Ochoa


Nací del pecho de un gorrión
abrazando una esperanza
arrastrando una maldición.

Crecí encerrada en una esfera,
hermética, inviolable,
ocultando mi pasión.

Apartada de la realidad.
me uní a la cara oscura de la luna.

Envejecí abatida,
sin consuelo,
en un rincón...

Morí con las manos atadas
y la boca sellada.

 


Momentos
 
Te amo en el alba del nuevo día
que con su brillo enciende mi alma
y la embriaga de deseo.

Te amo en el mediodía
que con su calor extasiante
arde en lo más hondo de mí.

Te amo en el ocaso del atardecer
que con sus rojizos matices grita
la pasión reprimida de mi ser.

Te amo en las tinieblas de la noche
que invocan al romanticismo,
y los sueños vedados.

 

¿Olvidarte?
 
Talvez cuando la última estrella deje de brillar
y derrame toda su ausencia sobre mi...

Quizás cuando la luna se llene de sangre
y caiga sobre mi tristeza...

Talvez cuando la lluvia empiece a quemar
tu presencia en mi mente...

Quizás cuando arranque de mi memoria
tus besos infinitos...

¿ Olvidarte?